10 24 2017
Headline

Cibersexo, sexting, pornografía y demás modernidades, ventajas y consecuencias.

cibersexoPor Fabiola Ramírez Salas-Linares, columnista de Radiografía Informativa.

El día de hoy les voy a platicar sobre el cibersexo; el cibersexo en pocas palabras es una forma de obtener estimulación o excitación sexual por medio de una conexión de internet, para ello se pueden utilizar chats, cámaras, mensajerías o algún gadget que permita este tipo de actividad. La idea es recrear una experiencia sexual sin contacto físico. La persona con la que se realiza esta actividad puede ser conocida o desconocida. Dentro del cibersexo también se incluye la excitación con material pornográfico, aunque la pornografía ha estado entre nosotros como parte de nuestra cultura desde muchos siglos atrás por lo que no podemos considerarla como una actividad exclusiva del internet, sin embargo, el internet ha vuelto más sencillo el acceso a este tipo de material.

Ahora bien, ¿cómo tener una buena sesión de cibersexo?, bien la clave en este caso es ser muy capaz de evocar en la imaginación de tu contraparte el cuadro que quieres recrear sin caer en contradicciones y con todos los detalles que puedas de manera que atrapes a los demás participantes en tu fantasía, los hagas partícipes de ella y todos se exciten con tu relato, no necesitas salir a comprar ropa especial, puedes usar tu propia ropa y quitártela frente a la cámara con mucha teatralidad, puedes tener a mano algún objeto que haga tu relato más vivido como un látigo, un disfraz o algún otro juguete, naturalmente que tener una buena actitud y sentirte sexy también ayuda.

¿Qué de bueno tiene el cibersexo? contrario a lo que muchas personas podrían pensar, si tiene cosas buenas, por ejemplo:

  • Ayuda a desarrollar tu creatividad, ya que como no puedes tocar ni ser tocado necesitas recurrir a otros recursos para despertar el deseo de los demás participantes.
  • No te tienes que preocupar por si tienes algún impedimento físico, el componente clave es la imaginación, puedes ser como y quien tú quieras o, como y quién el otro quiera que seas.
  • Es sexo 100% seguro, no habré embarazos ni ETS. No llevaras a nadie a tu casa o irás a un motel con un desconocido ni correrás ningún riesgo respecto a tu seguridad o la de tu familia, si tu no proporcionas la información, no hay manera de obtenerla (al menos no tan fácilmente)
  • Si eres soltero te ayuda a conseguir estimulación sexual ahorrándote muchas horas de conquista, lo cual es muy útil si además eres tímido y; si eres casado, puedes mantener tu vida sexual si estas lejos de tu pareja o incluso explorar algunas posibilidades que no se atrevían, individualmente te permite explorar cosas que no harías en la vida real.
  • El cibersexo es recomendado en ocasiones en psicoterapia para personas que son muy tímidas e inseguras, un terapeuta te puede mandar a una sala de chat a conquistar a alguien, lograr una buena conversación en línea y/o una sesión de cibersexo da mucha seguridad.

¿Entonces cuál es el problema de que llegue corriendo de mi trabajo a conectarme a internet?, bien, como muchas otras cosas también tiene su lado negativo y probablemente es más negativo que positivo, todo depende como lo manejes y qué circunstancias tengas en tu vida.

El principal problema con el cibersexo es que puede generar una fuerte, muy fuerte adicción. La adicción al cibersexo comienza igual que en otras adicciones, al principio se hace un uso esporádico y puntual y a medida que pasa el tiempo la persona aumenta la frecuencia de uso hasta que se termina perdiendo el control sobre la conducta. Posteriormente el cibersexo se vuelve el centro de sus pensamientos y se termina desarrollando una dependencia, que hace que la persona aún sabiendo que puede haber consecuencias negativas, no logre dejar esta conducta sexual.

Como ejemplo les presento un testimonio que encontré en internet: “…he intentado con todas mis fuerzas hacer ejercicio, no perder el tiempo en casa (…) tratar de volver a jugar con mis hijos o tener sexo nuevamente con mi mujer…todo ha fracasado, el problema con mi sexualidad continua. ¿Y cuál es su problema? (…) Hace 17 años que me masturbo 7 veces diarias ante vídeos pornos”.

¿Cuál es entonces el problema? Su uso compulsivo, descontrolado, su dependencia e interferencia grave en la vida cotidiana que lleva a esa ciberadicción sexual. Ustedes podrían pensar que es una suerte ser adicto al sexo. Sin embargo, son personas que ven peligrar su estabilidad emocional, sus relaciones familiares y sociales o el trabajo por causa de un impulso imposible de frenar. Muchas personas que practican cibersexo de manera cotidiana tienen parejas estables en la vida real, tienen trabajos y son personas con mucho que perder.

Y si es tan peligroso ¿por qué nos gusta tanto?, las razones son varias: el anonimato, la opción de encontrarlo de manera ilimitada, la privacidad, la accesibilidad y rapidez, la fácil interacción, el sexo sin riesgo o la ausencia de compromiso, la búsqueda de novedades y emociones fuertes, la necesidad de más estimulación, conflictos con la pareja… las razones por las que elegimos el cibersexo pueden ser muchas y muy variadas, como cada persona que existe.

¿Cómo saber si tengo un problema de adicción al cibersexo? Es difícil detectar una adicción al cibersexo, ya que se tiende a negar el problema y a mentir si alguien intenta descubrirlo. Algunas de las siguientes señales podrían servir como “pista” para poder pensar que hay una conducta problemática relacionada con el sexo por Internet:

  • Estado de ánimo: Cambios inesperados de humor sin ningún motivo importante, irritabilidad si no puede conectarse… La persona también puede verse alterada emocionalmente por el sentimiento de vergüenza y culpa que experimenta al ocultar esta conducta reprobable.
  • Aislamiento social y familiar. Dejar de hacer actividades de ocio que se hacían habitualmente con la familia y que antes resultaban placenteras.
  • Cambios en el patrón del sueño. Se quedan hasta altas horas de la madrugada chateando, por ejemplo, lo que provoca que durante el día tengan que dormir. Estos cambios también pueden llegar a producir dificultades de atención y concentración.
  • Se centran en las relaciones virtuales, donde pueden dar “rienda suelta” a sus fantasías y dejan de lado las relaciones sexuales reales. Cada vez tienen menos relaciones sexuales en pareja y solo ven el cibersexo como fuente de gratificación.
  • Consecuencias graves debido a la conducta sexual. Pueden ser laborales (utilizar la computadora del trabajo para practicar el cibersexo, conducta que puede llevar a un despido), económicas, de pareja, etc.
  • Intentar detener la conducta y no poder conseguirlo, aún sabiendo que habrá consecuencias negativas.
  • Consumo importante en cantidad de tiempo para poder obtener sexo a través de la computadora y necesidad de tener contactos cada vez de manera más frecuente.
  • Pensamientos continuos y anticipantes sobre la próxima conexión con la idea de encontrar sexo.

Aquellos que están completamente enganchados en tener sexo por el Internet, pueden pasar horas y horas al día masturbándose con imágenes pornográficas y teniendo sexo con personas a las que no identifican que simplemente conocen en las salas de chat. En ocasiones estas relaciones sexuales pueden pasar a la vida real, pero no es necesario que esto ocurra para acabar con una pareja, las relaciones online son consideradas como infidelidad porque ocasionan los mismos problemas en la pareja: decepción, sentimientos de culpa e inferioridad, baja autoestima, soledad y puede llevar a la separación. Es entonces cuando tenemos que hacer frente a la parte emocional del problema y es cuando se acaban los matrimonios o noviazgos y, cuando ya no pienses más que en eso, es cuando puedes perder tu trabajo.

Además de todo esto, tenemos el hecho de que internet está al alcance de todos, nunca sabes con quien estas chateando, por lo que protegernos y proteger a nuestros jóvenes y niños es muy importante, probablemente a ti adulto tus padres nunca te tuvieron que decir “no te tomes fotos desnudo y las subas a internet” pero a lo mejor es tiempo de que lo platiques con tus hijos.

¿Y ustedes que piensan? Por ahora me despido, nos leemos la próxima vez.

Dudas, preguntas y sugerencias de temas, pueden escribir al correo electrónico: fabiola.rsl.2011@gmail.com

What Next?

Related Articles

Leave a Reply

Submit Comment