06 27 2017
Headline

Historias de una golfa. ¿Dinero Fácil? No, sólo dinero rápido.

dinero rápidoPor: Gigi columnista invitada de Radiografía Informativa.

Muchas gracias por todos sus comentarios, me encanta que les guste lo que escribo. Esta semana me escribió Carlos “X” preguntándome si me gustaba el dinero fácil. “Nada más se ponen un vestidito corto, mueven las nalgas y ya cobran lo que quieren por un ratito”, decía su mensaje; aprovecho este espacio para contestarle:

¿De verdad creerán que es fácil aguantar que te penetren hasta treinta o cuarenta veces en un solo día? Y no es sólo por el dolor, eso es lo de menos, te tomas unas pastillas y como sea aguantas, lo realmente difícil es sonreír a un imbécil después de que “sin querer” te quema una chichi con el cigarro porque está hasta la madre de borracho; difícil es aguantar que te vomiten encima mientras están penetrándote; y ni que decir de los olores que hay que aguantar, ojalá todos vinieran bañaditos, luego te tocan taxistas o traileros que andan todo el día en el sol y apestan horrible.

Así que no, no se confundan, el dinero que ganamos las “del ambiente” no es dinero fácil, sólo es dinero rápido, digamos que es el mejor ejemplo de que la dignidad tiene un precio, y pagan porque te olvides de ella.

Los peores son los que tienen lana, los guapitos, los del verbo, de esos hay que cuidarse porque como tienen todo, cuando te buscan es para sacar su lado más retorcido, el menos pervertido lo que te pide es sexo anal, y de ahí para arriba: sexo sin condón, que te metas un consolador negro que parece una anaconda, que practiques una posición de cirquera que vieron en una película, que aguantes unas mega nalgadas mientras te cogen de perrito, que te embarres cuánta cosa se les ocurra en todo el cuerpo para que luego te la quiten con la lengua, quemarte con la cera de una vela los pezones, etc. Puras fantasías que con sus novias o esposas no se atreven a hacer.

También está el aguantar a los obsesivos que se enamoran, primero empiezan muy tiernos y van cada quincena a que los atiendas exclusivamente tú, te llevan flores y regalitos, luego empiezan a ir cada ocho días y lo mismo: que eres muy bonita, que quisieran salir contigo, que ellos te sacan de trabajar; hasta ahí es lindo que se fijen en ti.

Luego pasan a la siguiente fase, te empiezan a llamar por teléfono a cada rato, a huevo quieren que los veas para ir a tomar un café y hasta se encelan cuando saben que estás trabajando, vienen las amenazas, los chantajes, hasta que inventas cualquier cosa para que te dejen de molestar, aunque nunca falta el imbécil que te sigue hasta tu casa, esos sí dan miedo!!!

Lo más difícil es la violencia que se vive en la ciudad, una vez trabajando en una clínica de la calle de Liverpool, en la zona rosa, cuatro tipos se metieron a asaltarnos, con pistola en mano nos encueraron a todas, la dueña de la clínica ese día había llevado a su nieto porque su mamá no pudo cuidarlo, lo que hizo para protegerlo fue esconderlo en un clóset y pedirle que no saliera hasta que ella le dijera.

Se llevaron todo lo que habíamos juntado, que no era mucho porque eran apenas las dos de la tarde, como no creían que hubiera tan poquito dinero golpearon con la cacha de la pistola a la “Mami”, hasta que sangrando les dijo que era todo lo que teníamos en ese momento, se llevaron nuestros celulares, las bolsas, y nos encerraron en una recamara a todas.

Intentamos llamar a la policía, pero alguien de nosotras nos recordó que estábamos en un prostíbulo, bonito, pero prostíbulo y que igual y nos llevaban a la delegación, además no era seguro que agarraran a los ladrones, que normalmente son judiciales que saben que no se denuncia el asalto porque nos la revierten bien facilito en la delegación.

A una amiga, por ejemplo, la violaron un día, ya sé que van a decir: “¿cómo van a violar a una puta?”; pues sí, la violaron, una cosa es hacerlo por gusto, o por necesidad, y otra muy diferente hacerlo a la fuerza, con golpes, por detrás, con mucha violencia, como si fueras una basura, alguien que no vale nada.

Con todo esto, ¿sigues pensando que el dinero que gano como puta es dinero fácil?

En el próximo relato les contaré un capítulo más de mi vida, mientras les mando un besito en donde más les guste. Gigi.

Si quieres que te cuente algo en especial de mis vivencias contáctame al correo del periódico: radiografiainformativa@gmail.com  y ya sabes, no doy informes personales, no ofrezco sexoservicio, ni contesto correos, todo lo que me preguntes se contestará en esta sección a la que me invitaron a escribir.

 

 

What Next?

Recent Articles

One Response to "Historias de una golfa. ¿Dinero Fácil? No, sólo dinero rápido."

Leave a Reply

Submit Comment