11 20 2018
Headline

“Nuestro tiempo”, un relato del caos matrimonial

Por Héctor Trejo S. Columnista de Radiografía Informativa
Pensar en Carlos Reygadas y su cinematografía es observar los detalles disfuncionales de una sociedad resquebrajada, pero que disfruta de la vida.
“Nuestro tiempo” no es la excepción, pues en un grupo de poder económico, donde en apariencia no hay problemas, se ocultan conflictos fuertes y devastadores, el principal, a nivel matrimonial.
El argumento, construido también por el propio Reygadas, nos narra el momento
en que comienza la decadencia de la relación matrimonial de Juan (Carlos
Reygadas), un poeta y propietario de un rancho que cría toros de lidia y su
esposa, Ester (Natalia López), quien comienza una relación oculta con un
entrenador de caballos estadounidense Phil (Phil Burgess).
El caos entra de lleno en sus vidas, cuando Juan cuestiona a Ester sobre la
relación que empezó con Phil sin haberle comentado, considerando el hecho una traición suprema, más aún, al rememorar 15 años de matrimonio, institución que en apariencia está sólida, aunque de apoco nos va ofreciendo el cineasta mexicano datos para detectar que no es así.

Así de a poco, como se bebe una copa de vino o se lee un buen libro, la dirección
del maestro Carlos Reygadas lleva al espectador por el camino de las analogías, usando para ello la muerte de un par de animales, que rompen con el ritmo contemplativo y con la calma que reinaba en la pantalla.
La muerte de una mula de carga, resultado del ataque bestial del toro más bravo de su rancho ganadero, permite a Reygadas explicar parte de la relación que nos muestra con su mujer y el entrenador de caballos, aunque resulta una bomba visual, que seguramente traerá –y ya trajo- grandes críticas, considerando esta secuencia como un exceso.
Prácticamente al final del filme, otro animal que muere es el toro más bravo, quien luego de una pelea con otro burel del racho, cae por un barranco y muere al instante, imagen que usa el cineasta como colofón de la historia y de su tóxica
relación matrimonial.
A pesar de estas imágenes fuertes, muy fuertes, Diego García, el director de
fotografía, le pone otro de los tantos contrastes al filme, usando una estética visual delicada aunque beligerante, combinando los atardeceres de un valle hermoso, con la seriedad de la noche o la inesperada lluvia torrencial de temporada, llevando las imágenes del café terroso al verde vivo del rancho.
Es importante comentarle, que esta producción de México-Francia-Alemania-
Dinamarca-Suecia, no es una cinta fácil de digerir por lo que anteriormente le he
señalado, sin embargo tampoco es un filme limitado para un sector, si bien dura prácticamente 3 horas, le garantizo que tendrá una experiencia diferente si no conoce el trabajo del maestro Carlos Reygadas, por lo que de antemano le invito a no abandonar el cine a la mitad del largometraje.
Sólo le recuerdo que la imaginación se disfruta más en la oscuridad del cine, así
que no deje de asistir a su sala favorita. Para dudas, comentarios o sugerencias
escríbame al correo electrónico trejohector@gmail.com o sígame en mis redes sociales “CinematografoCeroCuatro” en Facebook y “Cinematgrafo04” (sin la “ó”) en Twitter

What Next?

Recent Articles

Leave a Reply

Submit Comment