La evolución del mundo cursi: “Maléfica”

MaléficaPor Héctor Trejo S. columnista de Radiografía Informativa Qué flojera hablar de la historia de la Bella Durmiente (1959). Los cuentos de hadas como nos malacostumbró Disney desde nuestra infancia, a muchos nos parecían aburridos, cursis, pero sobre todo, muy femeninos (sin pretensiones sexistas). La versión de ese mismo cuento, llevado a la pantalla grande por el cineasta Robert Stromberg con “Maléfica”, resulta todo, menos aburrido. La cinta, en donde la hermosa Angelina Jolie interpreta al hada mala pero despampanante, que por cierto, su personaje destaca por la fuerza interpretativa, caracterización y carga dramática que le ofrece el guión, no es una copia fiel de aquel clásico de finales de los cincuenta, por el contrario, ahora nos cuentan los antecedentes que se suscitaron antes de que la princesa Aurora se picara el dedo, pero además, la revuelta que todo esto ocasionó y captada de una manera tan dinámica, que no nos cuesta nada de trabajo discernirla. Parte del interés de esta cinta, además de deleitarse con el excelente trabajo de Jolie, es el complejo momento en el que la noble despierta de su sueño con un beso importante, que no precisamente es el beso del que nos hablan los cuentos tradicionales. El reino fantástico en el que se lleva a cabo todo el famoso cuento, fue elaborado de manera tan cuidadosa, junto con efectos especiales, que todo parece ser un sueño, claro, considerando que el director de la cinta, se dedicaba antes a perfeccionar los efectos especiales. Los detalles que se presentan en cada escenario, son dignos de una cinta que solo tiene como buen antecedente, los dibujos animados de 1959, un parámetro que pudiera parecer muy complicado de superar, sin embargo, el resultado final de “Maléfica” es tan bueno, que fácilmente se puede calificar de manera positiva. En resumen, es una película bastante buena, que no va a decepcionar, ni a los amantes de los clásicos de Disney, ni a quienes gustan de la tecnología aplicada al cine, aunque para las madres que quieran llevar a sus hijas a ver una historia típica de princesas, saldrán un poco decepcionadas. Solo le recuerdo que la imaginación se disfruta más en la oscuridad del cine, así que no deje de asistir a su sala favorita. Para dudas, comentarios o sugerencias escríbame al correo electrónico [email protected] o ingrese al sitio web www.inter-medio.jimdo.com

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.